El vidrio templado es distinto a cualquier vidrio, ya que ha sido reforzado a partir de procesos químicos y térmicos. Éste es uno de los elementos más utilizados en la arquitectura moderna, tanto en edificios como en hogares.

Un vidrio templado se fabrica calentándolo gradualmente hasta una temperatura máxima de 635°C, y enfriándolo con aire inmediatamente después, de tal forma que ha quedado expuesto a la compresión y a la tensión.



Vidrio templado utilizado como elemento decorativo


  • En muebles: el vidrio templado es ideal para utilizarse en la superficie de algunas mesas y repisas. Le dará un toque minimalista y pulcro a toda habitación.
  • Tragaluz: también es ideal para utilizarse en techos y tragaluces. Darán una entrada extra de luz y les darán una gran vista a las estancias.
  • Mamparas o puertas: las puertas traseras con vista al jardín son el ejemplo perfecto de cómo el vidrio templado puede hacer lucir tu hogar como un lugar de ensueño.


Beneficios:



  • Elegancia: el vidrio templado en casa ofrece un grado de elegancia y distinción que no se logra con ningún otro material. La transparencia del material al utilizarse como separador de espacios en el interior o como mobiliario decorativo permite una sensación de amplitud y luminosidad en el espacio.


  • Protección: el vidrio templado no sólo es ideal para darle un toque de iluminación a tu hogar, también es una garantía de seguridad y protección, ya que éste es por mucho más resistente que cualquier vidrio.


  • En caso de romperse, debido a su tratamiento, este vidrio se despedaza en pequeños trozos menos peligrosos que los picos y astillas en las que se rompe un vidrio simple.